Cómo congelar marisco

¡Os contamos los mejores métodos para congelar marisco!

¿Queréis saber cómo se congela el marisco de la forma más efectiva? Os enseñamos unos pasos muy sencillos a seguir para congelar marisco en vuestra casa, aprovechando que sólo faltan un par de meses para la Navidad.

1 Marisco de concha dura: almeja, berberecho, navaja…

  • Se congela fresco.
  • Hay que depurarlo en abundante agua fría de mar o con sal (¡proporción de 60g/l) durante no menos de una hora.
  • Se escurre bien, ¡muy bien! Es importante que no quede nada de agua. Después se embolsa firmemente o, mejor aún, al vacío.
  • Hay dos opciones de congelación: con o sin concha, lo ideal es hacerlo sin ella.

2 Marisco de concha blanda: camarón, cigala, langostino…

  • Se puede congelar frescococido.
  • Si se opta por congelarlo cocido, debe estar frío antes de meterlo en el congelador.
  • Una vez esté perfectamente escurrido, debe empaquetarse con film dejando el mínimo aire posible dentro del envase. Si se puede envasar al vacío, mejor que mejor.

3 Cangrejos: nécora, buey, centollo…

  • Debe congelarse siempre cocido, porque si no su carne pierde muchas propiedades.
  • Se debe cocer en abundante agua de mar o agua con sal (¡proporción de 60g/l) y dejarse enfriar completamente.
  • Una vez frío, se cubre con un trapo húmedo del agua de cocción y, una vez quede bien pegado, se envuelve con un film.
  • En el congelador debe colocarse con las patas hacia arriba para evitar que se pierda el caldo o se estropee.

Y una vez congelado… ¿cómo se descongela?

Para descongelar el marisco lo ideal es retirarlo 24h antes de su consumo del congelador y dejar que se descongele en la nevera. De esta forma evitamos que el proceso de descongelado sea demasiado brusco y favorecemos que la carne no pierda propiedades de textura, sabor o aspecto.

Ahora sólo queda la mejor parte, ¡comérselo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *