El pasado del puerto de A Coruña

El origen del puerto de A Coruña, ciudad de cristal

El origen de A Coruña se sitúa en torno de la Torre de Hércules, faro romano todavía activo, muestra de la importancia portuaria de esta ciudad. Los orígenes de la Ciudad Vieja se encuentran en una zona elevada en un extremo de la península cerca del mar, protegida por una primitiva muralla. Desde ésta hasta la actual calle Juana de Vega, se extiende la Pescadería, hacia el lado Sur, adaptándose a los condicionantes geográficos y climáticos: la forma del istmo, el abrigo de los vientos del nordeste y el soleamiento del sur, evitando la fachada norte de Orzán, que quedaba relegada a actividades industriales.

En la ciudad antigua predominan los edificios tradicionales y los equipamientos representativos, con una morfología caracterizada por edificaciones militares y religiosas, con calles estrechas, placitas y espacios significativos como la Plaza de María Pita, antiguamente ocupada por las murallas de la Ciudad vieja y que, tras su demolición, conforma un espacio de articulación Ciudad Vieja-Pescadería. La imagen de la ciudad de A Coruña podría definirse como “ciudad de cristal”, resultado de una larga tradición de construcción de galerías, que caracterizan la fachada al litoral;  “ciudad amurallada”, resultado de la historia de la ciudad; y “la ciudad y el mar”, imagen paisajística de una península con un amplio desarrollo de la línea de costa, donde el agua es protagonista y cuyo caserío era incluso batido por el oleaje.

En dicha imagen el puerto juega un papel esencial. La estampa tradicional de la dársena coruñesa está protagonizada por embarcaciones de pesca. Hacia el abrigo del puerto se encuentra el paisaje la ría y hacia el Monte de San Pedro, el mar abierto. La escena urbana tiene un elevado valor ambiental, destacando el Conjunto Histórico-Artístico de la Ciudad Vieja-Pescadería (BIC) y el camino Inglés de peregrinación a Santiago. Éste último, del siglo XII, era seguido por los devotos ingleses y otros del norte Europa que llegaban en barco al puerto, donde comenzaban su marcha a pie hasta Santiago. Además, la bahía cuenta con una gran riqueza de restos arqueológicos submarinos de la época romana, con dos zonas de especial concentración, una frente al Parrote y otra cerca de San Diego, alrededor de los muelles del Centenario y Petrolero.

C:Documents and Settingsv.cotoyaEscritorioPORTOporto Model

 

La evolución del espacio portuario ha de entenderse en relación al desarrollo de la propia ciudad, en el que ha jugado un papel decisivo. Se trata de un borde artificial que marca el límite entre la ciudad y el mar.

En el siglo XVI se diferencia la Ciudad Alta, amurallada, y el barrio de la Pescadería, extramuros. Tradicionalmente, la Ciudad Alta era núcleo militar, profesional y artesano y la Pescadería un arrabal de pescadores, con almacenes e instalaciones marineras. Esta última tenía una sola línea de muralla construida en el s.XV que consistía en un muro o parapeto de unos 3,60 metros de altura con dos recintos defensivos en sus extremos: el Malvecín hacia el Puerto y el baluarte del Caramanchón hacia Orzán,que terminaba en la playa en forma de espigón. Cada extremo tenía una puerta y  las dos bahías quedaban sin protección. Con el ataque inglés de 1589, Francis Drake tomó y arrasó la ciudad destruyendo casi por completo el barrio de la Pescadería y otras zonas. Aunque en 1588 se iniciaran las obras de construcción del Castillo de San Antón, era necesario modernizar todo el sistema defensivo, en especial los barrios situados fuera de la Ciudad Vieja.

A lo largo de los siglos XVI y XVII la Pescadería se convierte en centro mercantil y de negocios, levantándose una nueva muralla defensiva sobre el año 1630. A partir de 1689 se establece un tráfico postal con el puerto inglés de Falmouth (hasta principios s.XIX), con el sistema “Corunna mail boats” o buques-correo especiales. Estos puertos fueron elegidos por ser puntos ideales para una eficiente comunicación postal por su proximidad geográfica y espléndidas condiciones naturales (espaciosas y resguardadas bahías).

En el siglo XVIII,  con la llegada de Los Borbones, la ciudad seguía defendida de un modo ineficaz y antiguo con un sistema de baterías, pequeños castillos y murallas. Debido a las dificultades económicas tan sólo la zona del puerto mejoró su defensa con la remodelación de los castillos y baterías que protegían la entrada al mismo: San Antón, San Diego, Santa Cruz, baterías de Orzán Mera, Oza, etc.

Se realizaron una serie de proyectos de fortificación, encerrando el núcleo urbano coruñés en un recinto defensivo, consolidado por las guerras con Inglaterra a lo largo del siglo. En la Ciudad Vieja se instalan nuevas construcciones de carácter militar que la convierten en una especie de cidadela. A partir del s.XVIII la Ciudad Vieja refuerza su papel institucional y representativo. A finales de siglo la Pescadería tendía a orientarse hacia el sureste buscando mejor insolación, y Orzán era la trasera de la ciudad. Se pretendía potenciar el comercio con las colonias americanas.

En la segunda mitad del siglo el puerto comenzaba a vivir una época de esplendor que continuó en el XIX, con un gran despliegue comercial. A lo largo del siglo XIX se produce un rápido crecimiento de la ciudad, fundamental para su transformación: progresiva ocupación de Orzán (fábricas y almacenes), construcción del nuevo puerto (especializado en el embarque de emigrantes hacia América), ampliación de la ciudad fuera de las murallas  y remodelación urbana interior con nuevos espacios. En esta época de expansión, el puerto requería una infraestructura acorde, y Celedonio Uribe fue el ingeniero encargado de poner en marcha el proyecto portuario, mediante el relleno de una parte de la bahía y la construcción de un malecón, creando una nueva fachada marítima y descongestionando la actividad portuaria. El primer gran relleno se realiza en 1872, en el que se asfaltan 3000m2 robados al mar de la ría, se crea el corazón verde , hoy  jardines de Méndez Núñez, y una explanada con un embarcadero. A partir del 1880 se comienza a ampliar la ciudad en los terrenos llamados “huertas de Garás” (actual Linares Rivas) y “campo do Carballo” (actual plaza de Lugo), tras el derribo de la muralla defensiva, mediante la creación del Primer Ensanche. Las galerías y los soportales se consolidan como elementos característicos desde la segunda mitad de siglo.

Sobre el 1900, la ciudad era muy distinta a la más humilde, antigua y popular y con múltiples fortificaciones de principios de siglo, y se preparaba para un nuevo despegue. El primer tercio del siglo XX fué de gran prosperidad, excepto 1936-1939 (Guerra Civil), alcanzando la condición de centro administrativo, judicial y militar. En 1910 se planificó el segundo ensanche de la ciudad y se introdujero un fuerte componente lúdico en la ciudad en los jardines de Méndez Núñez.

Se duplicó la población, con un crecimiento de la ciudad especialmente desordenado por Cuatro Caminos, A Palloza, A Gaiteira y Monelos. Con el desarrollo del plan de 1948 se consolidaron nudos vitales de la Ciudad, como la estructura viaria, el puerto pesquero en los Castros y la estación de ferrocarril (mercancías) en San Diego, que condicionará el puerto comercial. Destacaba en la ciudad los usos del puerto, esencialmente pesquero (pesca de altura) y de transporte (emigración), financiero y turístico de verano. Para mejorar las instalaciones portuarias, a comienzos del siglo se iniciaba la construcción de la Dársena y en la segunda mitad se acometen una serie de obras como la construcción del Dique de Abrigo, el Puerto pesquero (muelle de San Diego) y el muelle de las Ánimas. La ciudad creció ganando terrenos sobre el mar en su zona más protegida, en la bahía de la ría, pero a partir de los años 60 comenzó a expandirse tambien hacia la otra fachada marítima, edificando sobre los arenales , con los riesgos de exposición que ello conlleva. En los años 80 se inauguraba el Muelle del Centenario, destinado a recibir grandes buques. Posteriormente se sucedieron distintas construcciones motivadas por exigencias portuarias, como la lonja, Dársena de Oza o muelle de trasatlánticos en el paseo de la Marina.

C:Documents and Settingsv.cotoyaEscritorioPORTOPRESENTACIÓN

Autora del artículo: Vanesa Cotoya Díaz

Referencias bibliográficas: instrumentos de planeamiento urbanístico (Plan general de Ordenación Municipal de A Coruña, Plan Especial de Protección y Reforma de la Ciudad Vieja y Pescadería, Plan Director de reordenación de los espacios portuarios de A Coruña y frente marítimo de la ría del Burgo);Gallego Jorreto, M. y González Cebrián,J.: “Análisis del desarrollo urbano de La Coruña”; González Cebrián,J.: “La Coruña a través de su plano”; Soraluce Blond,J.r: “Estudio de identificación, definición histórica y acotación material de las murallas de la Ciudad Vieja de A Coruña.Criterios de actuación; planos antiguos e imágenes del archivo municipal A Coruña; página de facebook “fotos antiguas La Coruña”.

Descarga el artículo en pdf: El pasado del puerto de A Coruña

4 opiniones en “El pasado del puerto de A Coruña”

  1. La denominación Puerto Piojo sólo la vi desde la segunda mitad del XIX hasta 1912 en que se rellena, y se refería al espacio que quedaba a la altura de la plaza de Mina, entre los jardines de Méndez Núñez y la Batería de Salvas, o de San Carlos, o fuerte del Malvecín o Comandancia de Obras, que por denominaciones, no sea. Por eso me sorprende que se use Puerto Piojo para designar la zona de Linares Rivas, que en mi opinión siempre se conoció como Garás. Un saludo.

  2. Hola. Había ubicado este puerto de forma orientativa, pero modifico el plano para que figuren datos exactos. Un saludo y muchas gracias por vuestros comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *